sábado, 9 de marzo de 2013

Me pregunto


Este Sol de la Infancia.



¿ Qué sería una infancia feliz ? ¿ Qué consideramos ser feliz cuando somos desconocedores de todos y felices de nada ? ¿ Qué hace que un niño sea tan alegre ? ¿ Por qué olvidamos la infancia si fue tan maravillosa para nosotros o al menos la gran parte ?

Estas son preguntas que nos hacemos a veces y no tienen un punto de partida del cual tomar una referencia fija para saber la respuesta.

Desde mi punto de vista puedo opinar que no recuerdo bien mi infancia. Sin embargo, no dudaría en decir que seguro fue maravillosa aunque no se bien el porqué.
Pero he de añadir que hay algunos recuerdos... algunas sensaciones que se me vienen a la mente, cuando era niño, que sin duda alguna son partes de mi infancia y me dan una cierta idea de por qué fue tan maravillosa. Quizás todos no tengamos esa suerte, pero Machado debió de tenerla para crear un poema que significó tanto para él.
Machado tuvo un antes y un después en alguno de sus recuerdos y eso es algo que pocas personas tienen; quizás no todos pudimos sentir que nada era imposible, simplemente no había un límite, el mundo estaba ante nuestros pies, ignorantes y sin uso de razón. Para nosotros y para Machado, para todas las personas del mundo, no había un por qué, simplemente éramos dueños de nuestro mundo ''paralelo'' a la realidad absolutista, donde pocas personas estaban al alcance de poseer un norte en su vida.
Machado, como todos, éramos soñadores, sólo que para nosotros era posible. Aún recuerdo cuando me preguntaban qué quería ser de mayor y yo siempre decía: '' YO quiero ser Policía y Ladrón''.
Aunque eso no fuera posible, ¡para mi tenía sentido! Ese es la esencia de la vida, el saber que quizás nunca sea famoso, que quizás nunca sea una persona importante, pero entonces, ¿ por qué seguir ? ¿ Cuál es la esencia de la vida ? Simplemente el poder sentirse vivo.
Machado tuvo un recuerdo estupendo de su infancia y eso fue lo que le dio fuerzas en los momentos más difíciles de su vida, en los que todo parecía perdido y en los que la vida sólo le golpeó con puños de hierro, y entró tajante en su vida llevándose a Leonor.. “Un día dijo un clarividente, no se puede controlar algo que nunca ha tenido freno”. Y eso fue lo que pasó, Machado aunque
perdido en la inmensidad de su alma, se encerró durante un tiempo con llave en su amada Leonor, pero ¿ acaso hay límite para dejar de soñar...?

Dicen que a través de las palabras el dolor se hace más tangible, que podemos tocarlo casi como a una criatura oscura, tanto mas ajena a nosotros cuanto más cerca la sentimos.


Esteban Albarán Tirado 4º B eso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada